16 enero, 2015

La mano dirige los dardos con tino muy distinto: a la izquierda, sedes finales de División de Honor, a la derecha, las sedes de la Asamblea en el mismo período (2007-14). ¿Por qué tal diferencia si las sedes finales de DH se fijan antes de que se conozcan sus participantes? Más aún: se sabe que pertenecerán paritariamente a dos zonas: oriental y occidental. En cambio, el número de asambleistas no es paritario y hay más en la zona occidental. ¿Si esto es así, por qué se busca el centro en unas sedes y no en las otras?
Característico de la Federación Andaluza de Ajedrez es su funcionamento en capillita y la consiguiente opacidad deliberada en muchos asuntos. Si el fresco viento de la transparencia que prometen los políticos alcanza al mundo federativo, algo ya previsto en la Ley, la FADA se agitará como árbol en una tormenta.  

La estructura del campeonato andaluz por equipos debe mucho a la capillita y también a cierto localismo excesivo, pecado de nacimiento de la FADA, servido o respetado temerosamente y resorte dispuesto para unos pocos y no para la gente.

Además, este formato actual de competición surgió con un grave defecto de origen, endémico en la FADA: tuvo un arranque ilegítimo decidido con un puñadito de votos, siete, en una asamblea ficticia, sin quórum (junio, 2007). Osaron un cambio drástico pese a no mediar ni estudio serio ni legitimidad.

Si miramos con atención, a lo largo del tiempo, vemos que la regulación de la competición andaluza por equipos muestra en los detalles un feo repello de paletadas incansables, largadas a diestro y siniestro, como por un peón chapucero siempre descontento.

En las grandes líneas hasta cuatro cambios se apilan en pocos años. Uno de ellos es abortado, el de “ocho grupos de seis” (mayo 2011), tras recoger velas en la Comisión Delegada (enero 2012) y concluir con una nueva modificación del plan acordado sólo un año antes. Habría sido estupendo conocer las razones de la rectificación. No se dan; sólo una referencia a que han existido críticas o diferencias de opinión. Siempre hay críticas y diferencias.

Entrar a fondo en las razones habría mostrado que el plan inicial era una ocurrencia, nuevamente, y no un estudio serio, y habría mostrado sus fundamentos superficiales. Y dejo para mejor ocasión lo que se me ocurre sobre el funcionamiento de la Asamblea...

El resultado de todo este largo e indeciso proceso es una competición desequilibrada; poco adaptada a la realidad del ajedrez andaluz; corta de pasión deportiva; larga de obsesivas y graneadas fases y promociones de todo tipo: de título, de ascenso, de descenso y hasta de promoción "interna". Aparenta una batalla ruidosa, llena de humo.

La Fase Final de la División de Honor Andaluza, auténtica División de Honor, resulta ser una breve traca de tres eliminatorias para seis equipos, tres por cada liga zonal previa. Dejando ahora comentarios sobre tan parco final, ¿no reparan en que cuatro equipos permitirían, al menos, una traca más justa? ¿Por qué tantos como seis, sobre un total de dieciseis? ¿No confían bastante en su Fase Previa? Vea el siguiente diagrama:
A la izquierda, el sistema vigente. Se introducen seis equipos. Los campeones de cada zona de la Fase Previa se incorporan (equipos E y F) en la segunda eliminatoria. Véase, a la derecha, una posible alternativa a 4 equipos, más sencilla, que permite sesiones igualadas de competición para todos e, incluso, encuentros más justos, a doble vuelta.
La última o antepenúltima paletada en este tema de la Fase Final se produjo en el Hotel Corona de Granada, diciembre 2010, mediante cambio supuestamente producido por la Comisión Delegada, coincidente con la Final de esa temporada.

Yo mismo fuí árbitro principal (ver torneo en chess-results) en esa Final en la que ganó el granadino C.A. Motril, netamente superior a sus rivales. No puedo imaginar una victoria más clara y más justa. Y lo mismo cabe decir del subcampeón, Peña Oromana, en su puesto.

Digo esto del C.A. Motril y de la Peña Oromana porque me quedó en la memoria una escena llamativa, cuando yo deambulaba por la sala de juego: allí estaban tres directivos máximos de la FADA, jugadores activos de equipos en la División de Honor (ninguno entre los tres primeros), planeando introducir un cambio inmediato que terminase con el modo de jugar la Final.

Ese modo lo habían implementado sólo tres años antes. ¿Por qué les parecía ahora intolerable? ¿Por qué tanta inconsistencia y mudanza? ¿Acaso los resultados no eran obviamente justos? Les adelanto que he intentado desentrañarlo con el acta de la reunión. No aclara nada el acta: en breve tiempo la reunión ventiló una larguísima serie de asuntos que "tras análisis y debate" (¿de veras?), fueron aprobados "por asentimiento" (¡mucho debate...!). La comida y las partidas apremiaban.

Como un detalle del nuevo modo, aprobado en 2010, la Final está concebida de manera que dos semifinalistas se ven obligados a disputar en una misma jornada el doble de encuentros que sus dos rivales, de forma agotadora y poco equitativa. La razón es que tales rivales son los campeones de zona pero no me parece buena idea alterar las condiciones de igualdad ante el tablero, y se alteran. ¿Y, si por similar razón, les ponemos también asientos más cómodos a los campeones de zona...?

Habrá tiempo de un análisis más detenido de la competición andaluza por equipos. Lo merece. Sirva como pequeño adelanto este gráfico sobre la División de Honor (basado en el ranking oficial), que permite comprobar una caída , en torno a 50-60 puntos Elo en promedio. Esto sólo es una primera incitación al estudio, que considero imprescindible:
Las curvas expresan la fuerza media oficial (seis primeros jugadores) de cada uno de los equipos participantes, ordenados de mayor a menor fuerza. Puede comprobarse así que hay una tendencia generalizada a la baja.
Quiero ahora hablar de la sede final de la División de Honor. Qué elegante y lógico habría sido el gesto de la FADA eligiendo una sede que balanceara algo la disparidad en los desplazamientos de la Fase Previa. Y qué decepcionante y revelador que no lo hiciera así.

Hace dos años intenté incitar este gesto de equilibrio (ver "¡Filtración!"). La repetida localización constituía ya la comidilla en Andalucía Alta: primero fue Burguillos (Sevilla); luego, Burguillos (Sevilla); siguió otra vez Burguillos (Sevilla); más tarde, La Algaba (Sevilla), sinónimo geográfico de Burguillos. Ahora tocó Bormujos (Sevilla), otro sinónimo. Intercalaron Torremolinos (Málaga), ahí en el límite confortable, y luego otra vez Torremolinos (Málaga). Una vez fue Granada, como he comentado arriba.

Conviene dedicar una mirada a ese escenario de fondo que representa Burguillos, al margen de ser un pueblo pequeño, entre el secano y el barbecho, víctima de una gestión intolerable y escandalosa de los recursos públicos. (Ver informe periodístico). Quedan visibles en este pueblo obras públicas imposibles de terminar; deudas descomunales, impagables en un siglo; obras de dimensiones desproporcionadas: un gran teatro; una macrodiscoteca; una piscina cubierta climatizada; un avanzado centro educativo; una central términa; un hotel de cuatro estrellas; una biblioteca; un macroparking.

Burguillos me trae también un recuerdo personal, especialmente desagradable y decisivo, en que cayó para mí un último velo con respecto a la justicia deportiva en la FADA
En la Zona Oriental sólo son cómodos el 13% de los desplazamientos en la Fase Previa. En la Zona Occidental, por fortuna, lo son el 64%, casi 5 veces más; además, en esta Zona apenas se reparten los desplazamientos muy incómodos (>150 kms.) ya que 2 equipos acumulan el 70%.
Volvamos al tema de la Sede Final. Sea cual fuere la decisión, requería ser equilibrada y explicada. Imagino bastantes localidades que, a diferencia de Bormujos, ofrecen alguna compensación al desequilibrio de los desplazamientos. Por el contrario, han elegido Bormujos. ¿Nos dirán cuál es su porqué? Es lo pertinente cuando, como aquí, la decisión tercia entre intereses.

Y todavía más cuando los decisivos gestores oficiales son, al mismo tiempo, jugadores de equipos en categorías regionales. Si tales gestores decisivos han optado por participar en una competición oficial que está bajo su directa dependencia, reconózcase que ello exige más prudencia, más equilibrio y más luz, ya que tales gestores son interesados por sí, por sus amigos y por sus “vicini vicini”, como dicen los italianos.
La comparación entre zona oriental y occidental muestra una visión casi especularmente opuesta.
 Primera cuestión: ¿por qué hay que explicar la decisión sobre la sede final? ¿Acaso no caben decisiones a discreción en muchos temas? Lo que no cabe nunca en la FADA es una decisión a capricho o de privilegio.

En efecto, a diferencia de una decisión arbitraria, una decisión discrecional es aquella que no estando prefijada será posible fundarla en buenas, suficientes y objetivas razones de interés general: puede ser A, o B o C; dudosamente, D; pero nunca legítimamente E o F.

Pondré un ejemplo ilustrativo: según las reglas, el árbitro decide donde se coloca el reloj de ajedrez. Eso no significa que el árbitro pueda actuar a capricho: no es admisible que sitúe el reloj a un metro de los jugadores; ni ostensiblemente más cerca de un jugador que del otro, sin justificación; ni en el suelo; ni en cualquier otra forma absurda o parcial. Hay límites que son describibles, sin estar expresos.

Elegir Bormujos, como antes pertinazmente Burguillos o luego La Algaba, se alejaba de un criterio compensador de los desplazamientos. En consecuencia, requería explicación, lo que en Derecho se denomina motivación.

Véanse en la tabla siguiente las distancias acumuladas a todas las sedes finales, medidas desde las capitales de provincia, que patentiza el efecto acumulado, temporada tras temporada. Se indica en qué provincia se han celebrado:
Acumulación de distancias en ocho temporadas (se indica orden, del 1 al 8).

Segunda cuestión: ¿existen criterios para seleccionar razonablemente la sede final? Por supuesto. Y si la elección puede ser razonable la consecuencia obligada es que debe ser razonable y razonada. Este es el valor que quiero expresar.

Para empezar, hay un criterio que atraviesa las reglas FADA: se trata del principio de compensación que viene a decir: "no podemos igualar a todos pero hagamos lo posible para compensar todo lo que se pueda a los más perjudicados por la geografía". Si esto rige en la Fase Previa no encuentro motivo para hacerlo inoperante en la Final. Si a la FADA le parece inapropiado aplicar esa justicia en la fase final confieso que me intriga mucho conocer sus razones. Vea en el gráfico de arriba como se han "repartido" las designaciones de sedes finales.

Me he permitido ilustrar en el gráfico de cabecera las decisiones sobre sedes de División de Honor y de la Asamblea General. Percibo perfectamente que una categoría deportiva es algo distinto a una asamblea pero no alcanzo a admitir que la solución para sus sedes deba ser tan claramente dispar.

Debe recordarse que la División de Honor se basa en una participación paritaria de dos zonas territoriales y que la decisión sobre la sede se produce antes de conocer quienes van a participar. ¿En tal caso, por qué la designación de las sedes -de asamblea y de fase final- muestra resultados tan persistentemente distintos, a lo largo del tiempo?

El Presidente elige normalmente un lugar céntrico para la asamblea, habitualmente Antequera (también es verdad que debe sentirse inspirado por el Art. 40.3 de los Estatutos que, por cierto, redacté hace años).

En efecto, si tomamos las dos capitales extremas, Huelva y Almería, o dos localidades extremas en el eje norte-sur, Linares y Algeciras, veremos que Antequera es casi exactamente el punto medio. Facilita la asistencia y resulta justo. Oigan: ¿por qué no optaron por una solución a la antequerana en la Fase Final? Quien dice Antequera dice otro punto de ese polígono amoroso del Romancero o en su próxima vecindad:

De Puente Genil a Lucena, 
de Loja a Benamejí.

Atendiendo a la pura compensación tampoco es disparatado llevarlo incluso más al Este, algo así como un “Burguillos-en-el-lado-opuesto”.

Esto me recuerda aquel caso de la Copa Escolar, que viene muy a cuento. La Copa era inicialmente un torneo privado que fue convertido en competición oficial de la FADA. (Por cierto, algo parecido a campeonatos de edades que puse en marcha antes de ser oficiales de la FADA o, incluso antes, al campeonato absoluto en la etapa pre-FADA, que también organicé. No se me ocurrió patrimonializar ni medio palillo, ni en sueños).

Tras años, el organizador privado de la Copa Escolar renuncia legítimamente a seguir su organización. ¿Que hace la FADA en tal tesitura? La Copa Escolar no era propiedad, en rigor, de ningún organizador privado. Lo que hizo la FADA fue no sacar a concurso de buen postor la sede del tradicional campeonato oficial, como hubiera sido lógico y reglamentario. Improvisó algo sobre la marcha, ¡esta vez en Antequera!, y luego liquidó sin piedad este campeonato, largo tiempo considerado útil.

Cuando ya no podía celebrarse en Espartinas (localidad cercana a Burguillos, La Algaba y Bormujos), está claro que dejó de ser interesante para los directivos decisivos. Imaginemos la incómoda sorpresa de su posible organización futura en Baeza o en Roquetas de Mar o en Motril, por ejemplo... ¿Será que no hay la misma distancia de Roquetas a Espartinas que de Espartinas a Roquetas?

Otro criterio posible para elegir sede final: la disponibilidad de buen alojamiento a buen precio. Numerosos municipios andaluces tienen buenos alojamientos. ¿Qué pedir, en tal caso, al que decide?: que tienda la mirada mucho más allá de los campanarios vecinos a su casa. No encuentro que los precios de Bormujos, publicados por la FADA, sean nada excepcionales, ni especiales. Quizá, al contrario.

Otra posibilidad: que la sede elegida ofrezca nítidas y sustanciosas ventajas al colectivo andaluz o a los directos participantes, que no se hayan encontrado en otras posibles sedes, honestamente escrutadas. Un descuentillo o una pacotilla o un buen precio, encontrable en otros sitios, sería un puro pretexto para sacrificar el mejor derecho de los que han sufrido más desplazamientos en el Campeonato.

Si Bormujos, y antes Burguillos, etc., han ofrecido tales ventajas sustanciales y distintivas, será muy grato saberlo. Lo que me escama mucho es que sólo este torneo oficial, que tiene tan pocas habitaciones implicadas, tienda a celebrarse excepcionalmente en esos parajes. ¿Se da cuenta el lector que ni uno sólo de los restantes torneos oficiales, que suponen más habitaciones, se celebran por ahí?
Queda una tercera cuestión, que es básica: ¿por qué aplicar compensaciones en una competición de aficionados? Entre esas compensaciones consideramos aquí la bondad de la elección de la sede final, que puede bonificar a los que tuvieron más dificultades en la Fase Previa. No parece demasiado justo elegir un lugar que incremente sus kilometrajes.

Muchos justifican las compensaciones por la solidaridad. No lo discuto, sino todo lo contrario, pero también hay razones en la limpieza competitiva y en el estímulo territorial.

Los obligados a fuertes desplazamientos acuden más cansados a sus partidas, perdiendo fuerza; regresan tarde a casa, sacrificando otras actividades; rascan más su bolsillo; lidian más con sus familias. Se lo piensan más la próxima vez. Se traduce en dificultades mayores de alineación para su club, a corto y a medio plazo.

Todo lo cual produce un efecto multiplicador en el tiempo: la mayor dificultad de alineación provocará una tendencia general a peores resultados, que alimentará mayor desánimo y que los jugadores no siempre superan.

Así que existe una grave desigualdad deportiva cuando los desplazamientos son comparativa y persistentemente muy desiguales, y cuando no se acompañan de un formato de competición lo bastante estimulante y de medidas compensadoras suficientes. Por eso hablo de limpieza de la competición. La neta desigualdad en los desplazamientos reparte importantes ventajas y desventajas deportivas.

Si el desigual peso se mantiene, temporada tras temporada, nadie dude que provocará creciente desgana, especialmente si la competición carece de la garra necesaria, como es el caso.

Por supuesto que no será posible lograr la igualdad entre todos los participantes, ni siquiera una igualdad aproximada en un territorio como el andaluz. ¿Qué hacer?: en primer lugar, diseñar una competición aficionada lo más equilibrada posible y deportivamente lo más interesante; y luego, implementar compensaciones eficaces. En la actualidad hay gran déficit de todo eso. Cuantos menos desplazamientos globales y menos diferencias desorbitadas, mejor. Pero los desplazamientos a contar no son sólo los subvencionados sino todos; no sólo las fases previas, sino todas las fases.

Por lo que afecta al estímulo territorial es indudable que un buen diseño de la competición por equipos debiera mantener y promover zonas importantes del territorio andaluz, aunque no tengan hoy el nivel deportivo deseable.

Sopla en la zona oriental un viento cargado de arena desértica. Pese a lo cual, el nuevo campeón andaluz es el oriental y jiennense Casino Primitivo, uno de esos clubes fundamentales, al que felicito con alegría.

Incluso se produce un efecto paradójico si la FADA traslada al formato de competición con excesiva rigidez, como así ocurre, la distribución actual de la fuerza deportiva, “castigando” a la zona más débil: provocará aún mayor desigualdad a medio y largo plazo. Los más débiles serán todavía más débiles en el futuro y aportarán cada vez menos al conjunto.
Finalistas titulares (punto rojo); primer suplente (punto gris)
Zona Occidental (OC); Zona Oriental (OR). Sede Final: Bormujos (Sevilla)
ADENDA: EL INCIDENTE ROQUETAS
¡Uff, menos mal que no nos hemos
 clasificado para la Final!"
 Un directivo del C.A. Roquetas. 
Para algún estratega de pacotilla su Andalucía ideal debería ser redonda como un lacasito de chocolate, sin esas enojosas prolongaciones hacia Almería y Algeciras. Probablemente, el centro del lacasito, su propia calle.

Sin querer me viene a la cabeza el comentario misógino de Henry Mencken sobre la mujer como desequilibrio "a proa y a popa". Pues bien, pienso lo contrario, tanto de la proa-popa como de Almería-Algeciras: constituyen un alegre estímulo vital.

Hace muchos años, la FADA decidió sancionar abusivamente a la provincia de Almería, elemento objetivo de su propio territorio, en lugar de sancionar a un concreto club almeriense, verdadero sujeto incumplidor. La explicación era sencilla y patética: quitando una plaza a la provincia cuadraban las eliminatorias andaluzas del año siguiente. Para los decisores, Almería era muy lejana. Los almerienses no eran vicini vicini. Para decirlo claramente: son los menos vicini vicini. Son casi marcianos.

Hagamos un resumen del reciente e ilustrativo caso Roquetas: el Club Roquetas tenía derecho a 4 encuentros caseros frente a 3 fuera de casa. Se le concede sólo en apariencia tal derecho. La realidad resulta muy diferente y el que debía haber obtenido mayor compensación, obtiene mayor castigo: Roquetas se ve obligado a disputar cinco encuentros fuera de casa, más que nadie.

Con diferencia abrumadora termina haciendo 1804 kms. en la Fase Previa. Más de 500 kms. adicionales que el siguiente perjudicado y un 700% más kilómetros que el más beneficiado. Si hubiera tenido la "desdicha" de clasificarse para la Final en Bormujos habría realizado 2.678 kms., casi 1.000 kms. más que el siguiente perjudicado y un 1.000% más que el más beneficiado.

Veamos como esto ha sido posible:

Primero. La errónea interpretación FADA sobre lo que es punto intermedio.
Hay una regla en la FADA tendente a moderar el perjuicio de un largo desplazamiento: si al equipo forastero le toca inicialmente desplazarse más de 300 kms. se buscará un lugar de juego en punto intermedio. Así, textualmente, punto intermedio.

¿Y qué es un punto intermedio? Ahí está la madre del cordero. Según el Diccionario de la Real Academia de la Lengua lo es cualquiera que "está entre los extremos de lugar, tiempo, calidad, tamaño, etc." Es decir, todo punto que está entremedias de dos extremos dados.
Esta es la interpretación actual de la FADA, contraria a las reglas y a la lógica: si la distancia supera los 300 kms. hay que buscar un punto intermedio entendido erróneamente sólo como punto medio. Esto convierte al equipo casero en "falso casero", obligado a jugar en local extraño y a recorrer la misma distancia que el equipo forastero. La diferencia en el recorrido total entre el caso 1 y el caso 2 son dos kilómetros pero la consecuencia es desorbitada: en el primero, el casero debe hacer 151 kms.; en el segundo, no se mueve de casa.
En cambio, la FADA, por alguna razón extraña, busca no ya un punto intermedio que sólo evite el desplazamiento superior a 300 kilómetros - su único y lógico fundamento reglamentario-, sino que busca el punto medio entre el forastero y el casero que los iguale. ¿Qué regla o lógica sostiene tal disparate?

De esta forma convierten al casero en tan forastero como al mismo forastero. Consiguen que el derecho del forastero devore y anule el derecho del equipo casero, que consiste en jugar en casa o lo más cerca de su casa
Fragmento de la Circular 20/2014. Finalmente no se juega en Granada sino en La Zubia, un pueblo cercano. Obsérvese que se anuncia un cierto sorteo dirigido al afirmar que "como máximo" Roquetas será visitante "de uno de los dos" encuentros. ¿Como puede afirmarse eso sin prever ciero dirigismo en el sorteo? Con la interpretación errónea de FADA sobre el punto intermedio como punto medio, a Roquetas le habría interesado ser visitante de los dos equipos cordobeses...
Segundo. El "falso casero", invento FADA.
Hay otro matiz importante. Los equipos cordobeses merecen la compensación del punto intermedio bien entendido pero es que Roquetas merece la asignación de cuatro encuentros caseros que sean auténticos. No sólo como producto de un sorteo azaroso sino para compensar su perjuicio geográfico global.

La gran sorpresa surge cuando se encuentra que sólo jugará en casa dos veces y que dos de los encuentros teóricos caseros debe hacerlos a 167 kilómetros de distancia (334, ida y vuelta), desplazamiento idéntico al de sus rivales, teóricos forasteros. Parece una broma de mal gusto.

La FADA, henchida de esa sensibilidad que ayuda a fusilar a alguien, ofrece a Roquetas que los dos encuentros se disputen en La Zubia en el mismo fin de semana para evitarle uno de los dos viajes. Les sugiere así estar todo el fin de semana lejos de su domicilio. Les promete cien euros de ayuda al desplazamiento. ¿Adivina el lector quien debe pagar comidas y alojamientos? ¡Los propios roqueteros perjudicados!

Tercero. El principio jurídico de confianza legítima. 
Es cierto que en la Circular 20 se indica a las partes que tienen hasta el día 4 de agosto para reclamar y ninguno lo hace. Mal. No voy a entrar en el sugerente campo de los plazos en FADA... Tan cierto es que no reclaman como que eso no justifica que la FADA pase por encima del derecho sustancial de Roquetas a disputar cuatro encuentros reales en casa y a ver aligerado el mayor peso de sus desplazamientos. 

Pero es que si nos atenemos a lo formal todavía hay tela que cortar: así como en una primera circular se dice lo de jugar en Granada (aunque se juega en La Zubia, al lado), en las siguientes circulares se transmite una idea distinta, una y otra vez. Observe el lector la ilustración de abajo para demostrarlo:
Circular tras circular, se hace indicación expresa a cambios en los desplazamientos sorteados, si es que existen. Vea a la izquierda la que afecta a la Zona Occidental. En el mismo lugar para anotaciones en la Zona Oriental no se dice nada. Para más abundamiento, en el resumen de kilometrajes (arriba) no hay reflejo alguno de los desplazamientos a supuestos "puntos medios" en Granada. Ese conteo da por supuesto que no existen, corroborando la ausencia de notificación.
En base a la información de todas estas circulares, el C.A. Roquetas adquiere el derecho a la confianza legítima de que jugará sus cuatro encuentros caseros realmente en casa.

Sólo cuatro o cinco días antes de su encuentro es cuando el primer equipo cordobés se dirige a la FADA sobre este asunto, aludiendo a lo que se dijo en la Circular 20. Sólo en ese momento se agita la FADA, ni un segundo antes.

¿Qué hace la FADA?: Impone una cuestión formal menor -lo que dijo erróneamente en una circular, no en las siguientes- por encima de lo principal que son los derechos que acabo de explicar arriba. E, incluso, por encima de lo que explico seguidamente.

Cuarto. La guinda del pastel: el derecho reglamentario a señalar otro local.
El art. 119.2 del RGFADA permite a un equipo señalar un lugar diferente de modo excepcional siempre que el nuevo local reúna condiciones reglamentarias y no suponga mayor desplazamiento para el rival.

No es disparatado suponer que el C.A. Roquetas habría tenido derecho a señalar otro local que, por un lado, evitara a sus contrincantes desplazarse más de 300 kilómetros y, por otro, le hubiera permitido a él disfrutar de su derecho a jugar en casa o cerca. Roquetas, si hubiera sido bien instruida, podría haber señalado un local en Adra, por ejemplo, a 294 kms. de Córdoba. O en Motril. 

Considerazioni di famiglia

Seguir Leyendo

13 enero, 2015


Como bien todos sabéis, en este blog se han hecho pequeñas reseñas de algún que otro libro de interés, ahora bien, creo que este es el primer libro de ajedrez que reseño personalmente, ya que tanto su metodología como su autor tienen mi más completo respeto.

Test your Chess es el último libro del G.M Paraguayo Zenón Franco jugador de amplio recorrido y reputado entrenador que, entre muchos otros, entrenó al G.M Paco Vallejo.  

¿Qué tiene Test Your Chess? Pues bien, Test Your Chess es un libro presentado al a vez en varios formatos, desde el clásico libro de papel a la versión electrónica (Ebook). (El formato en chessbase es excelente no sólo para trabajarlo uno mismo, sino también como apoyo a clases por parte de los monitores). 

Bueno que me lio y no digo nada, como iba diciendo Test Your Chess es un libro muy completo didácticamente hablando ya que en sus 40 partidas repartidas en 4 capítulos muy bien diferenciados el estudiante tendrá que hacer frente al análisis profundo de posiciones tácticas, defensivas, estratégicas y finales.

Desde mi opinión como lector y amante de la bibliografía ajedrecistica comparo este libro con el famoso Secretos del Entrenamiento en Ajedrez del reputado Marck Dvorestsky, ya que en ambos el autor persigue obligar al lector a pensar, a analizar y valorar las posiciones de una forma real, como si de una partida en vivo se tratase, mejorando así, de una forma amena y entretenida, no sólo la capacidad de calculo profundo, sino la habilidad para encontrar los "secretos" de las posiciones más variopintas y sabres desgranar el porqué de las jugadas distintas en posiciones similares a base de apreciar los pequeños detalles.

He de resaltar que el libro del G.M Zenón Franco, Test Your Chess, tiene algo muy a su favor, de cara al jugador medio, que no presenta el libro de Dvorestsky o muchos otros, y es el sistema de puntuaje para cada partida según las jugadas candidatas que encontremos, el jugador medio, el aficionado gusta de saber si va o no mejorando a medida que avanza en el estudio de un libro y no hay o no es fácil de encontrar una menara tangible de demostrar eso, con este sistema de puntos por partida el jugador puede ir viendo como su comprensión de posiciones aumenta a medida que avanza en su estudio del libro pues verá como aumentan también los puntos que va obteniendo a medida que avanzan las partidas.

Les dejo un ejemplo (el libro está en ingles, aún)

  • How did you do? (Maximum score: 45) ¿Cómo lo he hecho? Puntuación máxima 45
  • More than 39 points: Super-Grandmaster Más de 39: Super GM
  • Between 35 and 39 points: Grandmaster Entre 35-39 GM
  • Between 28 and 34 points: International Master Entre 28-34 MI
  • Between 20 and 27 points: Tal is one of your favorite players! Entre 20-27 Eres un Tal
  • Between 10 and 19 points: You found several key moves. Entre 10-19 Alguna ves
  • Less than 10 points: You need to be more careful next time! Menos de 10 FÍJATE MÁS



Bueno, dicho esto si os animáis a estudiar ajedrez de una forma amena y efectiva aquí podéis encargar el libro Test Your Chess, del G.M Zenón Franco:


Test Your Chess by G.M Zenón Franco

Seguir Leyendo

12 enero, 2015


Bueno, antes de nada, y como siempre, recordaros que la sección "A mi estilo" es una sección jocosa donde publico partidas analizadas de forma divertida, SIN NINGÚN objetivo didáctico ni seriedad, pero tocando temas, a mi juicio, interesantes.

En esta ocasión la partida seleccionada es del recientemente terminado I Open Almuñerca Trópico de Europa, y la han jugado Francisco Miguel García Molina y Javier Garrido, en ella, mi compañero Javier, juega, a mi entender, sin plan alguno, moviendo las piezas de aquí para allá, como sin ganas de jugar...

Creo que es importante recordar que no debemos jugar si estamos apáticos, o sin ganas y que es muy importante jugar con algún plan, por malo que este sea, ya que, jugando sin plan, aún sin quedarse mal y haciendo jugadas "sensatas" a la larga, termina uno cayendo por un motivo o por otro.


A mi estilo: Juego sin plan, ¿Sin ganas?

Seguir Leyendo

05 enero, 2015


Javier Garrido y Magán (organizadores)
junto a G.M Barranco (árbitro principal)
Como creo ya todos saben, estos días se está disputando las XXVI edición del Open internacional de ajedrez de Roquetas de Mar, (pueden ver las partidas en directo pulsando aquí) y desde este blog hemos querido hablar, brevemente, con uno de los organizadores, Javier Garrido (yo lo interrogaré más a fondo terminado el Open)

¿Cómo organizador qué opinión te merecen las tablas en 31 de la cuarta ronda del Open?

Como organizador no me gustan las tablas sin lucha, más que nada porque es una partida a la que no podemos sacarle provecho (ni organizadores, ni jugadores, ni espectadores). Pero por otra parte que las condiciones de nuestro torneo (muy duro de nivel y ronda doble diaria) hacen que los jugadores a veces se tomen “un respiro”. Eso sí, cuando los “respiros” son demasiado frecuentes y cada vez más descarados, ese jugador, si es invitado por la organización, lo tendrá otro año más complicado para volver a repetir la invitación. Eso sí, las tablas, aunque sin aparente lucha, siempre han cumplido la norma de las 12 jugadas progresivas.

Se está usando un método “nuevo” en lo referente al uso de los móviles ¿Lo ves un acierto? 
¿No es demasiado lento “sobre a sobre”?

La verdad que el tema de los móviles es algo delicado, ya que no se puede prohibir a una persona que, quizás no se aloje en el hotel, que le hayan traído sus padres, no tener un móvil cuando lo podría necesitar para volver a llamar a esos padres. Esto puede ser un ejemplo, pero hay varios más.Por tanto, me parece muy sensato que el móvil pueda ser portado dentro de la sala. A nuestro árbitro principal se le ha ocurrido la idea de un sobre “lacado”. Se asegura tener el móvil encima para el jugador y para la organización también se asegura que no se pueda utilizar. Incluso aquí si sonara, probablemente el árbitro no decretaría la partida por perdida. Y lo de la lentitud puede ser, pero al final, el “engorro” que puede suponer el sobre, hace que los jugadores que tengan coche o estén en el hotel no lo lleven. Así que podría decir que solo un 10% hace uso de los sobres, con lo que no es tan lento. Por cierto, hoy ha perdido una persona, porque mientras jugaba iba a mirar la hora en el móvil. Cosas que pasan.

¿Cómo se encuentra el torneo con respecto a ediciones anteriores? ¿sigue con una tendencia 
alcista?

La tendencia parece que es alcista, aunque este año hemos tenido muchísima competencia. Al final hemos contabilizado 227 personas “reales” entre los dos torneos (ahora por diversos motivos ha habido algunas bajas). El año pasado fueron 223, ha subido poco, pero ha subido. Así que realmente estamos contentos porque seguimos ahí. Cada año intentamos mejorar en lo que podamos, siempre no sale todo lo que uno planea pero la sensación es bastante positiva cuando se habla con los jugadores y familiares.

XXVI Open Internacional Roquetas de Mar

Seguir Leyendo

03 enero, 2015


¿Se puede entrenar ajedrez con instrumentos que no son ajedrez? No son secretos ni, mucho menos, fórmulas mágicas. Reseñaremos 5 prácticas cotidianas que favorecen el rendimiento ajedrecístico, aún cuando se piensen, frecuentemente, como desligadas de ese juego. No sustituyen, lógicamente, el estudio teórico de las aperturas, la táctica o la resolución de finales complejos: pudieran ser unos complementos a considerar.

¿Qué es la inteligencia? Es una pregunta para la que aún no hay (y ni se sabe si habrá) conclusiones unánimes. Por ahora, y con las construcciones actuales de lo que llamamos “ciencia”, podemos relacionar las habilidades cognitivas y físicas involucradas en el ajedrez, susceptibles de fortalecer mediante otras prácticas. Las señalaremos sin ningún orden estricto de relevancia, pues seguramente no lo tienen si consideramos el ajedrez como un juego complejo, con distintos factores involucrados.

Mamedyarov y Carlsen jugando al fútbol.Imagen de Chessbase
1) Ejercicio físico: para un buen rendimiento intelectual se requiere un buen flujo de oxígeno. El cerebro rinde al tope si se desarrolla una adecuada preparación física. Ahí es clara la conexión (si aún alguien lo duda) entre mente y cuerpo (si se pudiera hablar de ambas como inconexas o asuntos distintos). ¿Qué más intelectual que el cerebro? Al mismo tiempo, ¿qué más biológico que el cerebro? Una buena preparación física, idealmente con la asesoría o acompañamiento de un profesional en el área, te dejará con ventajas en el tablero. Mencionamos la oxigenación cerebral, por tratarse de la relación causal más obvia entre ejercicio físico y rendimiento ajedrecístico, pero no es el único beneficio obtenido con este tipo de prácticas.

2) Ir al cine: es probable que algunos tipos de producciones estimulen más el desarrollo cognitivo de sus espectadores pero no significa que dicho beneficio no pudiese ser adquirido mediante temas o enfoques más ligeros. Recrear en imágenes, narraciones de diversa índole... posibilita entrenar la mente para ejercicios exigentes de reflexión. Si existe la posibilidad de reflexionar sobre lo allí exhibido, a través de conversaciones con amigos, “diálogo interno” con uno mismo o con la participación en espacios formales como cineforos, el efecto pudiera incrementarse al tener la posibilidad de establecer relaciones entre elementos vistos y la vida cotidiana o, incluso, imaginar mundos posibles. El ajedrez es eso: crear y recrear en la mente; una combinación entre lo vivido y lo soñado, lo pensado y lo sentido.

3) Leer- escribir: el ajedrez opera de forma similar, por no decir idéntica, al lenguaje oral y escrito. Plasmar en textos ideas, pensamientos, reflexiones e historias requiere de una actitud de inventiva, desde códigos preexistentes. Al leer se consideran los recursos del autor y los propios, lo que quisieron decirme y lo que interpreto (que no siempre coinciden): al analizar el juego se piensa en las intenciones y posibilidades del rival, poniendo en juego las propias ideas: un juego dialéctico entre dos partes. El escribir, acción equiparable al ejecutar las jugadas propias en el tablero, contiene esa opción de creación, el arte y la estética de la combinación.


4) Sudoku: la lógica, la memoria visual y la capacidad de resolver dilemas en poco tiempo son características útiles en casi toda actividad cotidiana. Si nos referimos a su posibilidad de aplicación a un campo como el ajedrez la relación es bastante evidente, con la variedad de posiciones, los patrones de finales y las aperturas memorizadas con sus respectivas variantes.


5) Rompecabezas: el pensar en el “todo” y en sus “partes” es un ejercicio natural del ajedrecista. El tablero, lo global, y la acción a ejecutar, lo local. Armar rompecabezas pone en juego la visión gestáltica del ajedrez: no siempre lo que se percibe inicialmente corresponde con lo analizado luego. Por más que se conozcan las piezas y sus movimientos, las reglas generales y sus bases teóricas, siempre habrá campo para la inventiva.


Artículo por Diego Londoño

Salir del tablero y regresar con fuerza, 5 prácticas para jugar mejor al ajedrez

Seguir Leyendo

01 enero, 2015

El cambio en las bases de un torneo es algo que a veces ocurre. Nadie duda de los motivos y la buena fe de los organizadores para cambiar las bases, pero sí de la forma en que proceden a realizar este cambio, que debería llegar al 100% de los jugadores.

¿Como ha de proceder la organización de un torneo cuando realiza un cambio en las bases y éstas han sido ya publicadas?
¿Como ha de proceder un jugador cuando se realiza un cambio en las bases de un torneo y no se entera de ese cambio?

Muchos de los jugadores que leemos este artículo tendremos experiencias relacionadas con este tema. Voy a relatar dos experiencias que me han ocurrido personalmente:

  • Hace unos años en Málaga, en un Open Internacional,  me dirijo a jugar la última ronda con un importante premio en juego, y cuando entro en la sala de juego mi reloj marcaba ya un gasto de tiempo entorno a 30 minutos. Pregunto al árbitro y al director del torneo y me dicen que antes de comenzar la ronda anterior  se comunicó un adelanto de media hora de la última ronda, cosa que no estaba en las bases ni se dijo antes de la primera ronda como suele suceder en estos casos. Yo no me enteré de ese cambio, pues llegué 5 minutos tarde a la ronda previa.


  • Recientemente en un Torneo Internacional en Almería se publican unas bases con varios meses de antelación. Me descargo esas bases y tomo la decisión de inscribirme. Tras llegar a la sala de juego, me doy cuenta de que esas bases ya no están en vigor, han cambiado. La organización publicó unas nuevas bases posteriormente alterando significativamente los horarios de juego.


¿Que ha de hacerse en casos como los relatados anteriormente?
¿No debería pedir la organización de un torneo que cambia lo expuesto en las bases confirmación a todos los jugadores de que asumen ese cambio en las bases?
¿Puede un jugador reclamar de alguna forma a la organización una compensación de algún tipo por ese cambio de bases, de las que él no ha sido consciente?

Al fin y al cabo las bases son un contrato que ambas partes han de cumplir, no solo los jugadores. Si un jugador se inscribe en el torneo es consciente de que ha de cumplir las bases, pero también la organización ha de cumplirlas.

Os animo a que pongáis vuestras experiencias relativas al tema. Creo que es algo que debería estar regulado desde la FIDE, FEDA o FADA, pues da lugar a muchas confusiones y equívocos.

M.F Pedro Jesus Ferrer

Cambios de última hora

Seguir Leyendo

30 diciembre, 2014

Bueno, ya termina el año y desde Ajedrez por Andaluz queremos agradeceros el tiempo que habéis depositado en este blog, comentando, escribiendo artículos, ayudas con los códigos de programación, lectores...

Como resumen del año en Ajedrez por Andaluz mencionar que hemos agregados dos secciones de las que esperamos mucho, en el menú superior podemos encontrar una sección (VISOR) dedicada a la retransmisión online de algunos torneos (gracias a Chessbomb) y la otra sección es la de BREVES, una sección del blog dedicada a crónicas de torneos, noticias breves y de interés moderado que quizás no encajan con la tónica de la página principal... En lo concerniente a los artículos publicados en este 2014 destacamos los siguientes artículos, por sus comentarios o visitas, nuevamente ¡Gracias!

Artículos más comentados en el 2014:

Artículo donde Enrique nos explica los ya habituales cambios de reglamentación de la FIDE, nuevas normas en lo referido al móvil, promoción de peón... 








El talento...¿Mito o realidad? (Sergio Gómez)
Artículo en el peculiar estilo del gran Segio Crazy donde nos hace una reflexión personal sobre el talento en ajedrez, ¿Es innato, se puede adquirir o desarrollar?





Pieza tocada, pieza jugada (Miguel Álvarez)
Artículo donde se habla de la dificultad o imposibilidad de dictaminar, por parte del árbitro, si realmente ha sido o no tocada una pieza en ajedrez cuando el rival lo niega, haciendo referencia a un hecho concreto acontecido en el I Open de Hellín.






En lo referente al número de lectores/visitantes, si miramos las tres entradas con más visitas del 2014 la cosa cambia y no coincide, extrañamente, con las más comentadas, así pues, los artículos más vistos en este 2014 en Ajedrez por Andaluz han sido:


Nuevos cambios en las leyes de la FIDE (Enrique Pescador) repite el gran Enrique pescador con la entrada más visitada del 2014, llevándose la palma (entrada más comentada y más visitada del año).








Entrevista al G.M Jacob Aagaard (Miguel Álvarez) en esta ocasión las entradas no repiten, esta entrevista a uno de los mejores entrenadores del mundo concedida en exclusiva para Ajedrez por Andaluz ha sido la segunda entrada más visitada del año con más de 1500 visitas "distintas" 







Comunicado de Kasparov (Miguel Álvarez) este artículo donde se traducen las declaraciones del ex campeón mundial Gary Kasparov tras perder en las elecciones a presidente de la FIDE ha sido el tercer artículo más visto del año.



Con esto nuevamente agradecer a todos su implicación este blog (23690 visitas en este 2014 y 54 artículos) un blog para todos los andaluces, donde queremos y esperamos que todos aquellos que quieran o tengan algo que contar puedan hacerlo libremente, un blog andaluz por andaluces y para todos. 

¡Feliz año 2015!

Informe del 2014

Seguir Leyendo

25 diciembre, 2014

¡He perdido!
¡La culpa es tuya que me has mirado!
 ¡De el de al lado que ha tosido!
...
Culturalmente se nos exige ser exitosos, ganadores, vencedores en cada actividad que se emprende. ¿Qué sucede en nosotros ante el inevitable revés, la derrota, el no logro de los objetivos? ¿Puede calificarse como “malo” al hecho de perder o sería, con las adecuadas herramientas, la raíz de aprendizajes de vital importancia?

Dos miradas se descubren en un mundo que parece ajeno a los demás. El cortisol generado en el cerebro comienza a expandirse por cada rincón del organismo provocando sensaciones de adrenalina y ansiedad, las manos se ponen frías, el corazón bombea más rápido que siempre y, a veces, las piernas realizan pequeños movimientos incontrolables que exasperan a más de uno. En la mente de cada individuo aparece, generalmente, un objetivo claro: salir vencedor.

Es común sentir, el deseo de ganar cada vez que se tiene un encuentro con un oponente, sobre todo en un deporte como el ajedrez, que es especialmente individual (aunque también se juega de forma grupal). La mayoría esperaría que tras hacer un enorme esfuerzo mental como el que se hace, por el tiempo que toma y por las características del juego, no podría obtener recompensa más grande que la victoria, indiscutiblemente. Sin embargo, esto conlleva a una cuestión elemental y es que son dos pensando en el mismo propósito sin que sea posible que ambos lo consigan simultáneamente.

Cuando se es el ganador de la partida la serotonina hace de las suyas y en la vida todo es alegría, el estado de ánimo se eleva positivamente, la autoestima sube como cohete y las felicitaciones son recibidas con todo el honor que el instante amerita. Pero caso contrario es cuando se pierde. Lo ideal ante esta situación sería reconocer los propios errores, aceptar la posición en la que se está y asumir con cierta madurez emocional lo sucedido para convertirlo en aprendizajes significativos. 
No obstante, en la realidad hay poco de perfecto. Es posible encontrar dentro de los jugadores de ajedrez, experimentados o novatos, niños e incluso adultos, reacciones cargadas emocionalmente cercanas a las “pataletas”, algunos lo expresan con llanto, otros con agresividad y hay quienes muestran total apatía. La sensación de fracaso es inminente y llega como una puñalada directa al corazón.

Es curioso cómo esto parece una contradicción al momento de tener en cuenta que una de las ventajas del ajedrez, como práctica recurrente, es el desarrollo de la paciencia y la espera por la gratificación, que, entre otras variables, constituye la tolerancia a la frustración. Ante ello es necesario hacer una claridad: el ajedrez, y cualquier actividad que busque estimular las capacidades cognitivas, afectivas y sociales de las personas, se debe ver siempre como algo complementario y paralelo a una formación integral desde el hogar. De ninguna manera se puede pretender que estos espacios suplan los vacíos o los “errores” que los padres y/o cuidadores han tenido en la crianza de los niños, futuros jóvenes y adultos.

El ajedrez es una excelente herramienta para enseñar a los individuos las cuestiones de la vida, pero nunca podrá asumir el rol de un padre o de una madre al momento de transmitir a su hijo cómo debe manejar sus actitudes y sus emociones y que, si al momento de perder se genera un estado de decepción porque se espera que algo deseado se realice y resulta imposible hacerlo, por diferentes motivos, se debe trabajar en ello. 

Todas las personas tienen diferentes grados de tolerancia, en este caso se trata de respetar y soportar con paciencia aquello que no se entiende o no se comparte. En el deporte ciencia es un asunto bastante importante ya que el camino para ser uno de los mejores no es fácil y, si no desarrolla esta capacidad, supondrá para el individuo un gran esfuerzo superar esa situación y se sentirá desmotivado para volver a intentarlo.

Los padres, o adultos cuidadores según el caso, comienzan con esta tarea en casa y deben tener presente asuntos como que los deseos de los más pequeños están relacionados con necesidades fisiológicas básicas, como alimentarse, dormir, etc. Y, por lo tanto, deben suplirse de inmediato. Los niños continúan creciendo y comienzan un período de egocentrismo en el que quieren todo y en el momento en que lo deciden, ya que tienen la creencia de que el mundo gira a su alrededor, no comprenden, completamente, el significado de un “no”. No tienen el concepto de tiempo, ni han desarrollado la capacidad de pensar en los deseos y necesidades de los otros. Este es el momento preciso para comenzar a actuar.

Para enseñarles de manera temprana y adecuada a manejar su tolerancia a la frustración es necesario trabajar en la identificación y aceptación de las propias emociones, poner límites cuando sea necesario, permitir que ellos resuelvan dificultades por sí solos, evitar darles gratificaciones siempre y de manera inmediata, realizar juegos con ellos en los que se sientan obligados a pedir ayuda y a contemplar diversas alternativas para resolver una situación, pero, sobre todo, ser el ejemplo adecuado. Nunca hay que olvidar que los niños, habitualmente, actúan por imitación. 


El gran beneficio de un apropiado control emocional se evidencia en la asertividad para manejar las diferentes situaciones de la cotidianidad, positivas o negativas. Esto es posible verlo en un tablero de juego o en grandes escenarios de la vida y proporciona bases para conocer la historicidad de cada sujeto. Se permite, de esta manera, romper con los paradigmas culturales acerca de absolutismos sobre lo que es bueno o malo.

Los conceptos en sí mismos no dicen nada, perder y ganar se vuelven siluetas abstractas, el sentido es otorgado, esencialmente, por valores sociales y depende de cada sujeto, con sus aprendizajes y su contexto, el matiz que dará a cada una de sus interpretaciones. De poco vale una gran memoria o una gran habilidad de cálculo sin un manejo emocional ante los errores, propios y ajenos: el tablero de juego, como representación de la vida, se convierte en un escenario propicio para consolidar aprendizajes emocionales.

Artículo por: Daniela Alzate y Diego Londoño

Desborde emocional en un juego racional

Seguir Leyendo

21 diciembre, 2014


El ajedrez es un deporte muy complejo que requiere a un jugador estar en una gran forma mental y física para rendir en la competición. Muchos factores influyen en el funcionamiento del jugador, pero comer antes y durante la competición juega un papel significativo en los torneos. La ingesta de alimentos antes y durante el torneo de ajedrez afecta considerablemente al funcionamiento del jugador, en particular, la nutrición afecta el estado psicológico del jugador, la atención, la memoria y el funcionamiento total cerebral - las características más cruciales para el ajedrez. Por lo tanto, los jugadores de ajedrez deberían desarrollar una dieta individual para encajar sus necesidades.

La ingesta de alimentos antes de jugar al ajedrez es un factor absolutamente crucial en una competición. Todo el alimento consumido aproximadamente dos horas antes de que la ronda empiece afectará sobre como el jugador siente y funciona durante la partida. Comiendo demasiado, demasiado poco o simplemente un tipo incorrecto de alimento puede considerablemente hacer bajar la posición del jugador en el torneo. Casi todos los profesionales de nutrición convienen que el alimento rico en grasa de pescado es sobre todo beneficioso para el cerebro del jugador de ajedrez. Skolnik, el nutricionista deportivo, declara que "hay un de la tendencia alcista de carta en el empleo de grasa de pescado por atletas y no atletas igualmente" (Klein, la Dieta de Gran maestro, 21).

Se cree que el japonés tiene CI más alto debido al consumo regular de marisco, rico en aceites alimenticios (Klein, la Dieta de Gran maestro, 21). Kelly A. Hammer, experto en alimentos saludables, recomienda una alta ingesta de proteína e hidratos de carbonato antes de que la competición de ajedrez comience. "Los hidratos de Carbono ayudarán a sostener el foco, mientras la proteína añadirá las sustancias nutritivas necesarias para conexiones cerebrales". Para conseguir bastantes hidratos de carbono se aconseja consumir muchas frutas y verduras, patatas y arroz. Los alimentos como huevos, pollo, leche y soja son alto en proteínas y recomendados como una parte de la dieta de ajedrez por muchos profesionales de nutrición. Según mi experiencia personal, consumir productos como la carne de cerdo, la ternera, hamburguesas y patatas fritas antes cualquier actividad mental o física no se recomienda, la digestión de estos productos de alimentación consume mucha energía y hace casi imposible concentrarse y quedarse enfocado durante los períodos largos de tiempo. Después de comer estos productos de alimentación un jugador sin duda preferiría una siesta, antes que jugar una dura partida. Por regla general, consumir demasiado, de cualquier alimento, antes de una partida de ajedrez no es una buena idea porque el estómago del jugador hará todo el trabajo y no su cerebro.

No comer lo suficiente también es una mala práctica. G.M Evgeny Bareev aconseja tener hambre antes de la partida: "La mente está más clara y se pueden calcular mejores variantes y más agresivos". Muchos jugadores, incluyéndome, lo hemos intentado y en realidad no es una muy buena idea, el G.M Gregory Serper comenta que es casi imposible permanecer, ni siquiera cerca, de la concentración cuando tiene hambre: "Lo único que se puede pensar es la comida" (Klein, el Gran Maestro de la dieta, 22). Debe haber un equilibrio entre la cantidad de comida para poder jugar  lo mejor posible al ajedrez. Este equilibrio es algo individual que debe ser desarrollado por cada jugador y/o con ayuda de un nutricionista calificado.

La ingesta de alimentos durante la partida de ajedrez en sí, juega incluso un papel más significativo en la competición. No sólo un oponente se molesta cuando alguien abre periódicamente una botella de agua o plátano, sino que también hay ventajas reales de tener acceso a los alimentos durante una partida. Si usted echa un vistazo a cualquier sala de juego, verá que la mayoría de las mesas tienen agua, el agua es la parte más esencial de la ración de alimentos del jugador durante una partida. Según Kelly Hammer, un nutricionista deportivo profesional, "No beber suficiente [agua] durante una partida aumenta la prevalencia de la fatiga, dolores de cabeza y presión arterial baja que puede afectar negativamente a los resultados" (Klein, el Gran Maestro de la dieta, 22). Hay un debate en curso acerca de las bebidas deportivas.

El dietista deportivo Mitzi Dulan sugiere beber bebidas deportivas como Gatorade y Powerade durante los torneos de ajedrez porque los deportistas beben más de estas bebidas que de agua regularmente. (Klein, el Gran Maestro de la dieta, 22). Hammer argumenta que el ajedrez no es un deporte de resistencia así que las bebidas deportivas no deben sustituir el agua (Klein, el Gran Maestro de la dieta, 22). Desde mi experiencia personal te sugiero beber algo entre el agua y las bebidas deportivas, té helado libre de cafeína es lo que mejor me funciona a mí ya que combate la deshidratación, suministra hidratos de carbono y pone un poco de sabor en la boca al mismo tiempo.


Otro asunto candente es la cafeína. Skolnik piensa: "la cafeína es una cosa individual" (Klein, la Dieta de Gran maestro, 22). Esta ayuda a un jugador a mantenerse en guardia pero a otro puede hacerle perder la concentración y el enfoque debido a ella. No confío en la cafeína durante una partida seria. Un día esto puede ayudarle a despertarse, pero otro día puede hacerle soñoliento. Consumir cafeína durante una partida es una apuesta: algún día usted gana, algún día usted no lo hace. Es por eso que prefiero bebidas libres en cafeína.


Para concluir: la ingesta de alimentos antes y durante un torneo de ajedrez puede afectar considerablemente al jugador de ajedrez. El consumo de demasiado, demasiado poco o simplemente un tipo incorrecto de alimento puede actuar dramáticamente en la posición del jugador en el torneo. Muchos expertos de alimentos le recomiendan:
Comidas ricas en grasas de pescado antes y durante el juego para mejorar el funcionamiento cerebral.
Las proteínas también son recomendadas como una parte de dieta de ajedrez. Para conseguir bastante proteína se aconseja para comer huevos, pollo, loco, leche y soja. 
Los hidratos de carbono están presentes en productos de alimentación como frutas y verduras, patatas y arroz. 
Beber mucha agua u otra bebida para estar correctamente hidratado. Bebidas deportivas y bebidas de cafeína deben ser consumidas con precaución debido a la posibilidad " del doble efecto ". 
Es una práctica buena tomar una manzana grande o un plátano. 

La dieta bien equilibrada de ajedrez no hará un jugador de ajedrez malo volverse bueno al instante, pero es algo que dará un "toque" leve a cualquier jugador en la competición.

Fuentes:
Yury Markushin
http://www.thechessworld.com/
Klein, Mike. “Grandmaster Diet.  Chess Life. Ed. Daniel Lucas and Jennifer Shahade.
USCF Publications. Dec. 2008. 20-25.

ARTÍCULO ORIGINAL EN INGLES


Chess is a very complex sport requiring a player to be in great mental and physical shape in order to perform well in rough competition. Many factors influence player's performance, but food intake before and during the competition plays significant role in any chess event. Food intake before and during chess tournament significantly affects player's performance. In particular, nutrition impacts player's psychological state, alertness, memory recall and overall brain performance - the most crucial characteristics for chess. Therefore, chess players should develop individual diet to fit their needs.
 

Food intake before the chess game is absolutely crucial factor of a competition. All food consumed approximately two hours before the round kicks off will affect how well player feels and performs during the game. Eating too much, too little or simply a wrong type of food can significantly low down player’s position in tournament standing. Nearly all nutrition professionals agree that food rich with fish oil is especially beneficial for chess player’s brain. Skolnik, a professional sport’s nutritionist, states that “there is an of the chart upward trend in use of fish oil by athletes and non-athletes alike” (Klein, Grandmaster Diet, 21). 

It’s believed that Japanese have higher IQs because of regular seafood consumption, rich with food oils (Klein, Grandmaster Diet, 21). Kelly A. Hammer, healthy food expert, recommends a high protein and high carbonate meals before the chess competition begins. “The carbs will help sustain the focus, while the protein will add to the needed nutrients for brain connections”, Hammer says (Klein, Grandmaster Diet, 21). In order to get enough carbohydrates it’s suggested to consume plenty of fruits and vegetables, potatoes and rice. Food like eggs, chicken, nuts, milk and soy are high on proteins and recommended as a part of chess diet by many nutrition professionals. From my personal experience consuming foods like pork, beef, hamburgers and French fries is not recommended before any intensive mental or physical task. Digesting of these foods takes up a lot of energy making it almost impossible to concentrate and stay focused for long periods of time. After eating these foods a player would be more likely to take a nap, than to play a tough game. As a rule of thumb, consuming too much of any food before a chess game isn’t a good idea because player’s stomach will do all the work and not his brain.


Not eating enough is also a bad practice. Grandmaster Evgeny Bareev advised to be hungry before the game: “Your head is really clear, you can calculate variations and you are aggressive” – he said. Many players including myself tried it and it’s actually not a very good idea. Grandmaster Gregory Serper comments that it’s almost impossible to stay even close to focused when hungry: “all you can think is food” (Klein, Grandmaster Diet, 22). There should be a compromise between how much food is too much and how much is not enough in order to play best possible chess. This balance is individual thing which needs to be developed by the player himself or with a help of qualified nutritionist.

Food intake during the chess game itself plays even more significant role in competition.  Not only an opponent gets annoyed when somebody periodically opens up a battle of water or clears a second banana in a row, but there are also real advantages of having access to food during a game.  If you take a look at any chess tournament hall you will see that most of the tables have water on it. Water is the most essential part of player’s food ration during a game. According to Kelly Hammer, a professional sports nutritionist, “not drinking enough [water] during a game increases prevalence of fatigue, headaches and low blood pressure which may negatively affect the results” (Klein, Grandmaster Diet, 22). There is a debate going on about sports drinks.


Kansas City Chef’s sports dietitian, Mitzi Dulan, suggests drinking sports drinks such as Gatorade and Powerade during chess events because people drink more of these drinks than regular water (Klein, Grandmaster Diet, 22). Hammer argues that chess isn’t an endurance sport so sports drinks should not substitute water (Klein, Grandmaster Diet, 22). From my personal experience I suggest to drink something in between water and sports drink. Caffeine free iced tea works the best for me since it dehydrates, supplies with carbohydrates and puts some taste in a mouth at the same time.


Another hot topic is caffeine.  Skolnik thinks, “caffeine is an individual thing” (Klein, Grandmaster Diet, 22). It helps one player to stay alert but the other one can lose concentration and focus because of the drug. I do not trust caffeine during a serious game. One day it can help you to wake up, but another day it can make you sleepy. Consuming caffeine during a game is a gamble: sometime you win, sometime you don’t. That’s why caffeine free drinks are preferred.


Amy Taylor-Brill, healthy food specialist, believes in study that correlates brain activity with protein intake (Klein, Grandmaster Diet, 23). There are plenty of options for during a game snacks: nuts, cheese sticks, sandwiches and tuna are all high on protein. Tiger Woods in his book, How I Play Golf, writes that vitamins B1, B6 and B12 are essential for high accuracy sports (Klein, Grandmaster Diet, 23).  Since playing golf and playing chess require similar rate of concentration vitamins play important role in brain activity. It is a good idea to take a big apple or a banana on game with you.


In conclusion, player’s food intake before and during chess tournament can significantly affect player’s performance. Consumption of too much, too little or simply a wrong type of food can dramatically low down player’s position in tournament standing. It is recommended by many food experts to eat meals reach on fish oils before and during the game in order to improve brain performance. Carbohydrates and proteins are also suggested as a part of chess diet.  In order to get enough protein it’s suggested to eat eggs, chicken, nuts, milk and soy. Carbohydrates are present in foods such as fruits and vegetables, potatoes and rice. During the tournament it is very important to drink plenty of water or another drink like caffeine free iced tea in order to be properly hydrated.  Sports drinks and caffeine drinks must be consumed with caution due to possibility of “double effect”.   It’s a good practice to take a big apple or a banana to a game with you. Over the board snacks may include nuts, cheese sticks, sandwiches and tuna. Well balanced chess diet will not make a bad chess player – a good one instantaneously, but it’s something that will give any player a slight edge over the competition.


Fuentes:
Yury Markushin
http://www.thechessworld.com/
Klein, Mike. “Grandmaster Diet.  Chess Life. Ed. Daniel Lucas and Jennifer Shahade.
USCF Publications. Dec. 2008. 20-25.

Nutrición y alimentación en Ajedrez

Seguir Leyendo